APROBADO

2 Tim 2:14-26
En un contexto de palabrerías y discusión Dios le habla a Timoteo (y a todos nosotros) a presentarnos delante de Dios como “obreros aprobados”
Y dice que lo hagamos “diligentemente” sin demoras, esforzándonos, es la parte que nos toca.
Para ser “aprobados” debemos ser probados primero.

¡No esquives tu responsabilidad!

¡No abortes los procesos de Dios! Sino nunca podrás ser aprobado, y nunca podrás ser eficaz en lo que hagas para Dios.

Post a comment